Páginas vistas la semana pasada

Loading...

Barragan

Barragan
la fuente de la vida
Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 11 de diciembre de 2009

La Casa Gardeliana



Medellín, Colombia — viernes, 20 de noviembre de 2009
Más en adentrarme en un sin numero de relatos sobre la capital antioqueña tales como: "la pujanza paísa", "la manchester de los andes", "metrallín" en referencia a su época violenta o "la tasita de plata" me dispuse a conocer un humilde lugar creado por la pasión de sus habitantes en referencia a un hecho que marcó la ciudad hace más de cincuenta años. La muerte en un accidente aéreo de la más grande vedette que la visitó: El franco_ Uruguayo_Argentino Carlos Gardel.
En éste lugar, una especie de bar casa de recuerdo en donde se presentas escenas de baile de esta compleja música porteña y en donde se reunen los bohemios y los melómanos amantes de éste ritmo, quienes desde cualquier lugar del mundo vienen a visitarla y a recordar a Gardel, me dispuse a conocer la casa gardeliana.
"medellín se conoce por la muerte de gardel" me decía el guia de la casa y es en este lugar ubicado en la calle 45 vía principal del barrio Manrique, puerta de entrada a la comuna nor oriental, zona de los más tristes acontecimientos que se presentaron en la ciudad en las décadas de los 80`s y 90`s, encontramos un sitio bien propio, cargado de identidad en ésa cambiante ciudad donde independientemente de las modas internacionales aun se conserva un hecho que la marcó para siempre.
La muerte de Gardel en un accidente aéreo, hecho que ha dado un sin numero de mitos y generado un sin numero de historias noveladas; pero que más se puede esperar de un personaje con una vida tan apasionante e interesante como "Carlitos", aquel de quien nunca se le supo su verdadera identidad, aquel que logró sintetizar el espíritu de arrabal con sus vocablos lunfardos, quien logró ser la estrella del ritmo más popular de principios de siglo, ese enredado ritmo bailado con una filigrana sin igual: síntesis de ritmos antagónicos venidos de diferentes lugares del mundo, como: el Candombe uruguayo, las habaneras, la polka, el vals; y además tocado por un extraño instrumento alemán poco conocido por estos lugar. El bandoneon.
Hoy los fanáticos y seguidores en una pequeña casita de una lejana calle (la 45), vía principal del populoso barrio de Manrique. Amenizada por la estatua de Gardel, se reunen a cantar ese "sentimiento triste que se baila".

No hay comentarios:

Publicar un comentario